-“Tonos de vida” –

Anuncios

“Acoso en palabras”

Los piropos callejeros son una de las formas más naturalizadas de la violencia de género. Siendo así que el acoso callejero a estado durante muchísimos años entre las sombras, oculto y naturalizado bajo la forma de “piropo“. Hay que decirlo de una vez: Los piropos son acosó, con tintes sexuales, invisibilizados por la negación social, no pueden llegar a distinguirse entre buenos y malos. Aceptar esta diferenciación es continuar avalando una práctica que reproduce y profundiza la desigualdad de género. Los “piropos lindos” en la calle no existen. Se trata siempre de una manifestación unilateral basada en la desigualdad de género que califica al cuerpo femenino, su ropa o expresa las intenciones sexuales de quien lo emite, y que aquellas que lo reciben no pidieron ni desearon escuchar.

Ansiedas tras la lente.

-“No hay nada peor que aquellos momentos en que te quemas por dentro, donde ni el gelido clima de invierno te abriga para calmar lo que no se comprende y aunque uno quiera gritar o salir corriendo ahí estara, quemando desde lo mas interno de tus pensamientos, siguiendote entre parpadeos, lagrimas, tensión y riéndose entre dudas irracionales, así de dulce y letal es la ansiedad que ciega como el flash de una una camara ante el reflejo de quien la sostiene “-